Salamanca #BlogTrip

Conocer Salamanca en dos días está bien, aunque seguro que si hubiéramos pasado más tiempo allí lo hubiéramos aprovechado igual. Desde que fui a Salamanca por primera vez hace unos diez años, he querido volver, así que este año no dejé pasar la oportunidad.

¿Dónde nos alojamos?
Pues en el Room Mate Vega, ideal, céntrico y barato. Perfecto para nuestra escapada de dos días. La recepcionista fue encantadora y aunque se disculpó por su dominio del castellano (ya querría yo hablara así el inglés) nos dio las mejores indicaciones del mundo sobre qué visitar y dónde comer.

¿Qué visitamos?
La Casa de Las Conchas, la Catedral, la Universidad, el Puente Romano con un solecito espléndido y la Cueva de Salamanca dónde hay una Torre que es un mirador. He leído en los comentarios de Google que algunos no creen que sea lo suficientemente alta. Para mí lo es ya que allí, lloré como una enana. Os explico: tengo vértigo y me hice la valiente para subir y luego no quería bajar. El miedo que me produce es irracional, pero os aseguro el disgusto que cogí fue de campeonato.

También visitamos la tienda de Zara que se ubica en un antiguo Monasterio. ¡Impresionante!

¿Dónde comimos?
Para un menú de mediodía con vistas a la Plaza Mayor no hay mejor sitio del Mesón Cervantes. El menú incluye dos platos y un postre a muy buen precio aunque aviso que yo con el primer plato ya estaba llena. Ahí probamos el tostón, plato típico y sabroso.

En Casa Vallejo probé las patatas meneas y el arroz con chanfaina. Todo muy rico y muy buen trato. Los dos días repetimos en el Cafè Novelty, aunque debo decir que volvimos por las tartas y no por la simpatía de los camareros.

Y hasta aquí nuestra pequeña ruta por Salamanca. ¿Eres salmantino y crees que dejé muchos sitios sin ver? O por el contrario crees que algunos sitios de los que nombro son espectaculares. Sea como sea, comparte tu opinión en los comentarios, porque nos puede servir a todos. ¡Nos leemos!

Salamanca #BlogTrip

#BlogTrip Un día en Madrid

Cuándo leáis esto yo estaré de nuevo en Madrid, pero con la familia. Mientras tanto os cuento que hicimos en la capital la semana pasada.

Llegamos a las ocho con un vuelo de Ryanair. ¡Ideal! Porque llegas a la ciudad justo cuando despierta y abren los comercios. Cómo nuestro objetivo era pasear por el centro nos vino fenomenal alojarnos en el Room Mate Mario, ya que se encuentra junto a Ópera y es muy fácil acceder a Sol o a Gran Vía des de ahí.

Después de dejar las maletas en el hotel nos fuimos a La Ideal en Plaza Mayor para tomar un bocadillo de calamares. Tanto en La Ideal como en La Campana tienen en todo momento calamares preparados para freír.

aaaaa.jpg

Pasamos por la calle Pontejos y tuve que parame en Almacenes Cobián. Obviamente no podía dejar pasar la oportunidad. Aunque inicialmente me volví loca con todos su productos de mercería, al final compré unas lanas para hacer bufandas. Bueno, rectifico; compré unas lanas para que mi suegra me hiciera una bufanda a mí y una a mi cuñada.

IMG-20160125-WA0002.jpeg

Luego decidimos pasear hasta la hora de comer y pasar por el nuevo Primark de Gran Vía. Como seguro que esta semana compraré más cosas por Madrid, a la vuelta os haré un súper Haul con lo que me he comprado. Después de las compras, comimos en el Mercado de San Miguel. Me encanta el concepto y la verdad es que todo estaba muy bueno. Coges una copita de vino y puedes ir pidiendo raciones en cada una de las paraditas según lo que le apetezca a cada comensal.

Después de comer descansamos en el hotel (nos habíamos levantado a las 5:00h) hasta la cita con The App Date que os contaba aquí.

Por la proximidad con el viaje de esta semana decidimos pasar los siguientes días en Salamanca, pero eso os lo cuento en otro post. ¡Buscadme en Facebook! ¡Nos leemos!

#BlogTrip Un día en Madrid