Salamanca #BlogTrip

Conocer Salamanca en dos días está bien, aunque seguro que si hubiéramos pasado más tiempo allí lo hubiéramos aprovechado igual. Desde que fui a Salamanca por primera vez hace unos diez años, he querido volver, así que este año no dejé pasar la oportunidad.

¿Dónde nos alojamos?
Pues en el Room Mate Vega, ideal, céntrico y barato. Perfecto para nuestra escapada de dos días. La recepcionista fue encantadora y aunque se disculpó por su dominio del castellano (ya querría yo hablara así el inglés) nos dio las mejores indicaciones del mundo sobre qué visitar y dónde comer.

¿Qué visitamos?
La Casa de Las Conchas, la Catedral, la Universidad, el Puente Romano con un solecito espléndido y la Cueva de Salamanca dónde hay una Torre que es un mirador. He leído en los comentarios de Google que algunos no creen que sea lo suficientemente alta. Para mí lo es ya que allí, lloré como una enana. Os explico: tengo vértigo y me hice la valiente para subir y luego no quería bajar. El miedo que me produce es irracional, pero os aseguro el disgusto que cogí fue de campeonato.

También visitamos la tienda de Zara que se ubica en un antiguo Monasterio. ¡Impresionante!

¿Dónde comimos?
Para un menú de mediodía con vistas a la Plaza Mayor no hay mejor sitio del Mesón Cervantes. El menú incluye dos platos y un postre a muy buen precio aunque aviso que yo con el primer plato ya estaba llena. Ahí probamos el tostón, plato típico y sabroso.

En Casa Vallejo probé las patatas meneas y el arroz con chanfaina. Todo muy rico y muy buen trato. Los dos días repetimos en el Cafè Novelty, aunque debo decir que volvimos por las tartas y no por la simpatía de los camareros.

Y hasta aquí nuestra pequeña ruta por Salamanca. ¿Eres salmantino y crees que dejé muchos sitios sin ver? O por el contrario crees que algunos sitios de los que nombro son espectaculares. Sea como sea, comparte tu opinión en los comentarios, porque nos puede servir a todos. ¡Nos leemos!

Salamanca #BlogTrip