#BlogTrip Un día en Madrid

Cuándo leáis esto yo estaré de nuevo en Madrid, pero con la familia. Mientras tanto os cuento que hicimos en la capital la semana pasada.

Llegamos a las ocho con un vuelo de Ryanair. ¡Ideal! Porque llegas a la ciudad justo cuando despierta y abren los comercios. Cómo nuestro objetivo era pasear por el centro nos vino fenomenal alojarnos en el Room Mate Mario, ya que se encuentra junto a Ópera y es muy fácil acceder a Sol o a Gran Vía des de ahí.

Después de dejar las maletas en el hotel nos fuimos a La Ideal en Plaza Mayor para tomar un bocadillo de calamares. Tanto en La Ideal como en La Campana tienen en todo momento calamares preparados para freír.

aaaaa.jpg

Pasamos por la calle Pontejos y tuve que parame en Almacenes Cobián. Obviamente no podía dejar pasar la oportunidad. Aunque inicialmente me volví loca con todos su productos de mercería, al final compré unas lanas para hacer bufandas. Bueno, rectifico; compré unas lanas para que mi suegra me hiciera una bufanda a mí y una a mi cuñada.

IMG-20160125-WA0002.jpeg

Luego decidimos pasear hasta la hora de comer y pasar por el nuevo Primark de Gran Vía. Como seguro que esta semana compraré más cosas por Madrid, a la vuelta os haré un súper Haul con lo que me he comprado. Después de las compras, comimos en el Mercado de San Miguel. Me encanta el concepto y la verdad es que todo estaba muy bueno. Coges una copita de vino y puedes ir pidiendo raciones en cada una de las paraditas según lo que le apetezca a cada comensal.

Después de comer descansamos en el hotel (nos habíamos levantado a las 5:00h) hasta la cita con The App Date que os contaba aquí.

Por la proximidad con el viaje de esta semana decidimos pasar los siguientes días en Salamanca, pero eso os lo cuento en otro post. ¡Buscadme en Facebook! ¡Nos leemos!

Anuncios
#BlogTrip Un día en Madrid

#BlogTrip WeekEnd in Mallorca II

¡Hola a todos! Como os dije el lunes hoy llega la segunda parte del “Fin de semana en Mallorca”. Si te perdiste la primera parte puedes verla aquí.

Sábado – Can Picafort y Mirador de Formentor
Ya sabemos que mover a 10 personas no es fácil, así que sin darnos cuenta y a consecuencia de la marcha del viernes por la noche cuando nos reunimos todos era hora de comer. Yo me reuní con ellos después de pasar por el aeropuerto, hacer cupcakes de oreo y un bizcocho de zanahoria para la fiesta. (Los enlaces os llevarán a las recetas.)

20160116_1416331
Playa de Can Picafort

Comimos en Petit San Remo, no sin antes acercarnos a la playa a ver el mar. Algo que creo que casi todos añoraban. ¡Había tantas olas! ¡Vaya temporal! Después de comer fuimos al mirador del Cap de Formentor dónde tomamos un montón de fotos. Nunca recuerdo lo mucho que me gusta hasta que vuelvo a ir. Después tocaba ir a casa para ayudar con los preparativos de la fiesta.

20160116_180814.jpg
Vistas desde el Mirador de Formentor

Domingo- Es Portitxol y Palma
Comieron un “llonguet” en el bar Es Vaixell en Es Portitxol y nos reunimos para pasear junto a la orilla del mar aprovechando que el sol había vuelto a salir después de dos días nublados. Justo al anochecer, visitamos La Seu e hicimos un minitour por la Ciudad aprovechando que aún había las luces de Navidad. En Palma se mantienen hasta el 20 de enero cuando se celebra, San Sebastián, el patrón de la Ciudad.

Pudimos entrar en la Catedral ya que faltaban unos minutos para empezar la misa. Después nos dirigimos al Ayuntamiento, Plaza Mayor, bajamos las escaleras para ir por Ramblas y cruzar por la calle Sant Jaume. Una de mis calles favoritas de la ciudad por la cantidad de galerías de arte que hay y también por el Fornet de Sa Soca una pastelería que hace las recetas de siempre y que huele de maravilla. Lástima que ya a esas horas estuviera cerrada. Decidimos pararnos en Born 8 a comer un trozo de tarta de las múltiples que tienen. Con ese sabor dulce acabó el fin de semana en Mallorca del penúltimo grupo. Algunos ya se habían ido antes y otros se iban el lunes con mi hermana. Tanto los que venían por primera vez cómo los repetidores ya son parte de nuestra familia. Porque cada uno a su manera quiere a mi hermana y eso ya nos basta para tenerles siempre los brazos abiertos. ¡Nos leemos!

#BlogTrip WeekEnd in Mallorca II

#BlogTrip WeekEnd in Mallorca

En la primera quincena de enero tuvimos visita de Valladolid, Madrid, Santander, Londres y París. Todos ellos venían dispuestos a pasar un fin de semana en Mallorca pero sobre todo a celebrar los 30 años de mi hermana. En los últimos 4 años han ido coincidiendo en París hasta conseguir formar un grupo de gente muy maja. A mí me gusta pensar que son la familia parisina de mi hermana, los que la ayudan con las mudanzas, los trámites engorrosos o simplemente están ahí cuando necesita un abrazo o cuando los whatssap o los skypes no bastan.

20160115_165111[1]

Lo que os cuento a continuación es nuestro plan, para que lo copiéis, modifiquéis o lo cumpláis a rajatabla si visitáis Mallorca.

Viernes – Valldemossa
No hacía muy buen tiempo pero mi hermana quería ir a la Serra de Tramuntana, así que fuimos a Valldemossa. Fuimos en coche, imprescindible si en poco tiempo queréis ver bastantes cosas. Para comer nos habían recomendado Can Mario, una casa típica convertida en restaurante que además tiene muy buenas críticas, pero que justamente estaba cerrado. Así que a las afueras, junto al acceso a una ermita, en la carretera a Deià estaba nuestra segunda opción Ca’n Costa. También ofrece comida casera típica de Mallorca. La verdad es que salimos encantados, sobre todo con los entrantes y los postres. Pero siendo sincera el “arròs brut” no tenía nada de “brut”. Estaba muy bueno pero sin dejar de ser un arroz caldoso. Debo confesar que dejamos la fuente de barro sin un grano. Estaba buenísimo pero no hacía honor a su nombre.

Si hace buen tiempo os recomiendo subir a la ermita, eso sí, yo aprovecharía para subir andando ya que el acceso es muy estrecho y no caben muchos coches. La primera vez que fui, me costó mucho sacar el coche, me daba apuro rallarlo.

Como chispeaba y había mucha niebla decidimos no subir, sin embargo seguimos en dirección a Deià para ver Sa Foradada con tan mala pata que se puso a llover justo al bajarnos del coche.
20160115_165144[1]

Después volvimos sobre nuestros pasos para visitar Valldemossa, pero llovía y eso nos sirvió de excusa para tomar un chocolate en Can Molinas, donde tienen las mejores “coques” de patata del mundo, un bizcochito muy esponjoso que está riquísimo.

20160115_175534[1]
Tocaba ir al aeropuerto a buscar a más amigos y luego a Llubí dónde está la casa dónde cómo si se tratará de un tetris los encajamos a todos. Ellos (yo me escaqueé) cenaron en S’Acústic Cafè, un bar del pueblo dónde no me canso de ir a cenar. Los miércoles tienen las pizzas a 5 euros, los jueves afterwork y todo está bueno siempre. ¿Qué os parece? ¿Aprovechamos bien el día? El viernes os contaré nuestro plan para el sábado y el domingo y también tengo pendiente el BlogTrip de Madrid y Salamanca. ¡Nos leemos!

#BlogTrip WeekEnd in Mallorca

La Compra: ¿Y tú? ¿De qué tipo eres?

Nunca hago lista de la compra. La hacía sólo cuando compartía piso y necesitaba acordarme de las peticiones de mis compañeras. Pero ahora no la necesito, compro en virtud de lo que voy a cocinar. Desgloso cada receta por ingredientes y me hago un mapa mental de lo que voy a comprar. Aún así, me encanta recorrer todos los pasillos aunque sepa que acabaré comprando en los mismos rincones de siempre.

tulipan

No hago menú semanal, lo intenté cuando estaba a dieta, pero al final siempre acababa apeteciéndome otra cosa que la que estaba escrita en el menú.

Rara vez se me olvida algo, sé las recetas que quiero hacer y los ingredientes que voy a necesitar. Sin embargo, he descubierto que no todo el mundo compra así. He intentado desglosarlo, espero que mi familia me siga queriendo igual, después de leer esto. (¡Os quiero!)

 El organizado

Siempre va con lista y la cumple a rajatabla. Casi siempre se la ha escrito alguien y teme equivocarse. En el caso de mi padre conviene poner marcas comerciales y cantidades; y a ser posible descripción del producto o acabará trayendo a casa algo que no hemos consumido jamás.

El “me falta esto”

Siempre lo que falta es un básico tipo papel higiénico, agua o pasta de dientes. Va al súper para comprar eso y lo demás que mete en el carro es por puro capricho. Llegará a casa y con todo lo comprado (que no será poco) no se podrá cocinar nada para cenar. Eso sí no faltarán chocolatinas, cereales y yogures.

El “me falta un ingrediente”

Mi suegra me dice que ella nunca ha sido muy organizada a la hora de comprar y culpa al hecho de tener un supermercado y una frutería al lado de casa. Aún así se organiza para ir a una gran superficie, pero cuando llega a casa siempre le falta uno de los ingredientes.

El “del fin del mundo”

No sabe que va a cocinar, ni si cocinará algún día, pero compra azúcar, sal, atún, aceite y piña enlatada como si mañana se hubiera de terminar el mundo. Cada vez que abres una botella de aceite de su arsenal te mira como amenazante, recordándote que cuando lo necesites no lo tendrás.

El del carro olvidado

Suele ir diez minutos antes de que cierren, deja el carrito en medio del pasillo central y corre para llenarlo lo más rápido posible con una lista mental que va olvidando a medida que se cansa de correr. Cada vez que suena el “queridos clientes, este establecimiento cerrará en diez minutos” se asusta, pero le da más fuerzas para seguir llenando el carro.

normal_qesitcaserio

Y como este es un tema recurrente en mí y para que veáis que no siempre ha sido así, os remito a un post que publiqué hace años en otro blog. ¿Y vosotros/as cómo lo hacéis?

La Compra: ¿Y tú? ¿De qué tipo eres?

¡Vamos a soplar las velas!

Me encanta todo lo que envuelve al cumpleaños, los días previos, el saber que tendrás regalos pero no saber exactamente que será o pensar cómo vas a sorprender tú a los invitados. Con los constantes cambios de horario en el trabajo la celebración de mis 31 años colgaba de un hilo. Y si algo tengo claro desde hace años es que no pienso pasar un 11 de octubre sin soplar las velas. Da igual si hay tarta o no hay tarta, si estamos todos o sólo la familia, si es algo privado y solo somos dos. ¡Hay que celebrar! Disfrutar por lo que uno tiene, soplar y soñar con lo que vendrá.

DSC_0457

Acabo de darme cuenta que no pedí ningún deseo. ¡NADA! Y no es que vaya a empezar un discurso a lo Miss España diciendo que quiero la paz en el mundo y el amor entre las personas. ¡Yo soy de pedir! Por querer, podría pedir hasta mañana pero me embelesé mirando como sonreían mis sobrinas y no pedí nada. Con los treinta han llegado cambios: de casa, de trabajo,… y todos para mejor. Así que si en los 31 me quedo igual será de agradecer.

DSC_0390
¡Si! El de detrás es Swen de Fronzen. Lo pinté para el cumpleaños de mi sobrina y allí se ha quedado.

La fiesta fue muy sencilla, pero muy divertida. Les pedí a todos que se vistieran con jeans y camisas vaqueras o de cuadros, para que con unos sombreros que compré fueran unos auténticos cowboys. La verdad es que se portaron. En mi afán de conseguir el ambiente del lejano oeste, completé la decoración con unas pistolas de cartulina marrón y unas estrellas de sheriff que repartimos para cada invitado.

DSC_0434

El momento freak de la tarde llegó con el sorteo. ¡Sí! Hice un sorteo y nos reímos un montón. Las niñas eran las manos inocentes y corrían de un lado a otro para entregar los regalos. Y llegó mi momento preferido: ¡soplar las velas!

Los treinta han sido fantásticos, pero yo quiero ser cómo mi abuela y cumplir muchos, muchos años. Ella tiene 94 y también estuvo en la fiesta. Y cómo eso de cumplir años no se puede elegir, voy a exprimir al máximo los 31 porque dicen que de cada vez se pasan más rápido.20151016_185024

Días más tarde encontré mi caballo, pero eso os lo contaré en el próximo post: Mi lugar favorito del mes. Nos leemos. ¿Os gusta cumplir años? ¿Pedís siempre un deseo?

Estos son algunos de los regalos que recibí por mi cumple.

Sin título
1. Amichi 2 . Mango 3. Mango 4.Chaqueta Calao que podéis encontrar similar en Caoba Palma 5. O’Bag Palma (Si pulsáis sobre la marca os llevará a la prenda.)

¡Vamos a soplar las velas!